Text: Los trabajadores de la industria lactea
A graphic of an outstretched brown arm holding a picket style sign that reads "Derechos de los trabajadores"
A graphic of an outstretched brown arm holding a picket style sign that reads "Workers Rights"
A graphic of an outstretched brown arm holding a picket style sign that reads "Derechos de los trabajadores"

Los trabajadores de la industria láctea

Los trabajadores de la industria láctea, que se encargan de alimentar y ordeñar a las vacas, limpiar los establos y llevar a cabo distintas labores físicamente agotadoras, se encuentran en los trabajadores peor tratados de la fuerza laboral de los Estados Unidos. Trabajan largas jornadas, reciben bajos salarios, a menudo habitan viviendas en malas condiciones y enfrentan distintos riesgos de salud relacionas con su trabajo, incluidas lesiones y la muerte. Efectivamente, la industria láctea ostenta una de tasas más elevadas de lesiones y muertes entre los trabajadores agrícolas. [32] Entre la infinidad de peligros a los que se enfrentan, los trabajadores se ahogan en los fosos de estiércol, [33] mueren en accidentes con maquinaria agrícola, [34] mueren por caídas, [35] aplastados por las vacas, [36] o por las pacas de heno. [37]

Debido a que están expuestos a distintos productos químicos tóxicos, gases y compuestos orgánicos volátiles, los trabajadores de la industria láctea corren un riesgo mayor de desarrollar enfermedades respiratorias crónicas, trastornos neurológicos y distintos tipos de cáncer, incluidos la leucemia; el linfoma no Hodgkin; el mieloma múltiple; el sarcoma de tejidos blandos; y cáncer de labio, estómago, cerebro y próstata. [38]

Más de la mitad de los trabajadores de la industria láctea son inmigrantes, [39] muchos de ellos indocumentados, lo que los hace particularmente vulnerables a la explotación y al abuso por parte de sus empleadores. En un informe sobre entrevistas realizadas a trabajadores de la industria láctea en el estado de Nueva York, muchos de ellos indicaron haber sufrido acoso, amenazas y retención del salario. Se los obligó a trabajar jornadas de 12 horas, 6 días por semana. “Nos trataban como esclavos”, expresó uno de los trabajadores que fue despedido después de haber intentado organizar un comité de trabajadores que abordara los problemas de salud y seguridad en el lugar de trabajo. “Todos tenemos derechos, pero nos tratan así porque somos trabajadores agrícolas”. [40]

En un estudio sobre lecherías de California se encontró que se obligaba a los trabajadores a laborar jornadas de 16 horas, siete días por semana. A los trabajadores se les negó el derecho de tomar descansos para comer y no se les pagó tiempo extra. Algunos trabajadores sufrieron agresiones verbales y físicas. [41] En Nuevo México, donde la leche es el principal producto agropecuario, [42] una investigación encontró que los trabajadores de la industria láctea que tuvieron que ausentarse del trabajo para recibir tratamiento por lesiones sufridas, no recuperaron su trabajo cuando habían sanado. [43] Asimismo, la ley estatal no obliga a las lecherias a ofrecerles descansos u horas de comida a los trabajadores.